Alma_madera_1_Acontraveta_bn

 

Cuando pongo mi mano sobre una pieza de madera me transmite algo diferente, algo único que solo los materiales nobles como la piedra o los metales me hacen sentir.

Su temperatura, textura y color son inimitables,  proviene de un ser vivo y eso le convierte en algo único.

Trabajar la madera aporta una satisfacción enorme pero el proceso es peculiar, solo la experiencia da la capacidad de imaginarse el resultado final de un diseño ya que el aspecto tosco que tiene el material de origen nada tiene que ver con el resultado final.  Cada decisión que se toma al diseñar y cada paso al manufacturar una pieza de madera influye en el resultado, es una evolución o serie de metamorfosis para llegar al objetivo deseado.

 

Alma_madera_3_Acontraveta_bn

 

Habitualmente el resultado es el deseado cuando se trabaja con dedicación, aunque también puede acabar siendo fallido….o lo que aún resulta más gratificante un accidente afortunado.

Crear una pieza que no hubiera sido capaz de idear es algo especial porque puedes admirarlo como ajeno pero con el orgullo de ser propio.

 

Alma_madera_2_Acontraveta_bn